Gemelos personalizados iniciales

| Sin categoría |

A lo largo de todas las civilizaciones las piezas de joyería se han pensado tanto para chicas como para chicos, en casi todas las comunidades. Se han usado como elemento decorativo y estético.

Las primeras joyas con sistema de cierre, colgantes, pulseras, etc. se fabricaron en El continente considerado como la cuna de la humanidad, en concreto en el período de tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros hominios hasta que tenemos constancia de documentos escritos.

Hace muchísimos años se hicieron los primeros collares, pendientes, pulseras, gemelos con iniciales, etc. de un metal compuesto de atacamita, brochantita, antherita, crisoloca y cuprita.

Durante la civilización que surgió al agruparse los asentamientos situados en las riberas del cauce medio y bajo del río nilo las sortijas, exclavas, gargantillas, pulseras, etc. significaban opulencia y asimismo poder dentro de la iglesia.

En grecia no llevaban casi nunca esclavas, alianzas, pendientes, gargantillas, etc. y si optaban por llevar alguna pieza era en mostrarlas en público. Se solían regalar y además las señoritas llevaban gargantillas, sortijas, pulseras, etc. para mostrar su riqueza y belleza.

Cuando los romanos invadieron europa, se hicieron alhajas distintas. La pieza que se puso más de moda llegó a ser el conjunto de dos piezas, una de las cuales encaja en la otra, de esa manera sujetaban mejor la indumentaria. Usaron hierro, pasta vítrea, marfil, bronce, piedras preciosas y semi- preciosas, puesto que disponían de mucha variedad dentro del continente. Fabricaban esclavas, medallones, aros y prendedores. Asimismo inventaron alhajas que penden del cuello y se rellenaban con fragancias. Las señoras usaban brazaletes, cadenas, alianzas, aros, adornos prendidos en la ropa, etc., mientras que los caballeros usaban sortijas.

En la época que se caracteriza por una concepción del hombre y del mundo basada en el conocimiento admiración e imitación de la antigüedad clásica y la época de los descubrimientos hicieron que se empezasen a crear nuevas joyas.

Bajo el imperio napoleónico. Los especialistas de la joyería fabricaron pendientes, gemelos personalizados iniciales con sistema de cierre, colgantes, pulseras, anillos y guirnaldas a juego.

Las transformaciones de estructuras de diversa índole pertenencientes a la sociedad y asimismo el paso a una economía industrializada, urbana y mecanizada llevaron a que aflorará una clase social con un nivel socioeconómico medio que podía comprar colgantes, aretes, brazaletes, sortijas, prendedores, etc..

En estos momentos las nuevas herramientas y la utilización del bronce, cobalto, estaño, aluminio, hierro, etc. han permitido que se puedan hacer joyas novedosas, y además con precios asequibles.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn